Cultural & Business Guide

Fábricas – un vistazo

Introduction

Normalmente os representantes de uma empresa Europeia vão à China, a maior base produtora no mundo, por duas razões: a primeira é para deslocar completamente as suas linhas de produção e a segunda é para obter melhor preços e produtos de qualidade quando decidem ter fornecimento parcial das suas linhas de produção existentes.

En todo caso, dado que la tercerización de la producción es equivalente a la transferencia de responsabilidad, es imprescindible organizar visitas de control de calidad en las fábricas para poder incluir los establecimientos chinos en la cadena de producción de nuestro negocio.

Objetivos principales de una visita de control

Una visita de control no sería completa sin un paseo por la fábrica. Es importante examinar el suelo y sacar fotos de cada detalle que nos parezca interesante (con el consentimiento del socio chino). Normalmente es posible tocar y recoger cosas. Si algo nos parece sospechoso, no vacilemos en preguntar sobre el asunto.

Acuérdese que va a necesitar tiempo para recoger información sobre el lugar, por eso tómese su tiempo examinando el suelo, etc. Pase todo el tiempo necesario para juntar datos pertinentes y al final pregunte al manager sobre las cuestiones generales, tales como productos sucios, embalajes rotos, demoras en la entrega, etc. Si toma más tiempo para descubrir las faltas, no malgastará la energía a largo plazo.

Otro objetivo de la visita de control es proporcionar razones para la bajada de precios. Estas razones pueden ser muy vagas y su tarea es generarlas porque se necesitan buenas razones para hacerles a los chinos bajar sus precios base. Las razones más absurdas pueden ser tan efectivas como las reales. Por ejemplo, podemos decirles que un proveedor hipotético nos ofreció un descuento del 20%.

Le recomendamos que piense en la producción: su coste, duración, entregas, el personal, los defectos, el plan B, etc. Es imprescindible conocer bien a su socio – con este conocimiento podemos evaluar sus costumbres, estrategias y actitud, y gestionar mejor la negociación o resolver conflictos.

Descubre la realidad de sus proveedores chinos

Los proveedores chinos tienen sus limitaciones, tanto financieras, como emocionales y físicas. Por ejemplo, el número de trabajadores y lugares de trabajo son limitados, tanto como la cantidad de tiempo o dinero. No importa cuántos beneficios podemos sacar de nuestra inversión conjunta, la realidad es muchas veces menos optimista a la hora de la ejecución del contrato. Al finalizar la visita de control podemos encontrarnos frustrados por el hecho de que nuestro proveedor no quiere bajar los gastos. Tal vez es simplemente imposible dadas las normas de calidad que hemos impuesto... Si estamos dispuestos a aceptar la realidad en la que vive nuestro socio, podremos enfocarnos en la renegociación de las reglas de cooperación que mejor satisfagan la capacidad física y/o financiera de nuestro proveedor. La mejor solución es no confiar incondicionalmente en lo que nos dice el proveedor sino que buscar información directamente en la planta de producción: podemos medir el tiempo y personalmente monitorear el proceso de producción para comprender mejor el día a día de nuestro proveedor.

Durante la visita de control puede averiguar si el departamento de embalaje y calidad hace un control de calidad completo (para el 100% de los productos manufacturados). Además, debería averiguar si la planta tiene procedimientos enfocados en la separación de las piezas defectuosas del resto. Hay varias razones por las cuales el proceso de Control de Calidad final puede no ser efectivo.

Una de ellas es que la persona responsable de la inspección de la producción solo efectúa un examen visual y solamente en unos cuantos productos en vez de lote entero. Así muchos de los problemas siguen sin detectarse.

Los inspectores no tienen formación profesional adecuada para el trabajo y muchas veces tampoco saben mucho sobre el producto que examinan. Además, normalmente examinan los productos antes de empaquetarlos mientras que la mayoría de los problemas surgen por causa de embalaje mal hecho. La jornada laboral de los inspectores coincide con la de los demás trabajadores de la planta: por lo menos 6 días a la semana, 10 horas diarias. Las situaciones urgentes son lo peor: los trabajadores no pueden salir del trabajo hasta que se finalice la tarea. Estas condiciones de trabajo seguramente no facilitan el proceso de control de calidad. Al final, recuerde que por falta de registros en la planta es mucho más probable que los inspectores dejen etiquetas que dicen “listo para empaquetar” en vez de “reparar” en el producto.

Muchas de las compañías manufactureras chinas han iniciado el proceso de normalización de su producción, pero todavía no han llegado a satisfacer las normas occidentales sobre la seguridad y la protección del medio ambiente. Las empresas chinas empiezan a implementar normas de calidad más restrictivas que las regulaciones oficiales chinas y muchas veces se ven solicitando los certificados de gestión de la producción (sobre todo ISO9001 y ISO14001) porque al fin y al cabo el coste de errores y problemas con la seguridad o con el medio ambiente puede ser mucho más elevado que el coste de adaptación. Ningún negocio debería escoger ganancias a corto plazo a costa de su reputación a la larga. Sin embargo, esto no quiere decir que las normas de calidad que propone usted son demasiado estrictas (aunque es verdad que un número elevado de productos rechazados va a generar más gastos para la planta).

El objetivo final para lograr tras la visita

Es recomendable hacer el número suficiente de preguntas a los ingenieros para que puedan ayudarle a encontrar una alternativa para la reducción del precio: los ingenieros no suelen pensar en la estrategia comercial sino que se centran en el proceso de producción.

Un ejemplo de cooperación ideal: tanto usted como su socio chino están enfocados en la ingeniería. De este modo los elementos que elevan el precio de un producto nuevo pueden eliminarse para limitar los gastos de las dos partes.

El fin justifica los medios. Su objetivo es resolver el problema, corregir el proceso de producción y proporcionar productos de calidad. ¿A quién le importa si esto se implementa con los mismos recursos y métodos que en su país de origen? Usted no debería intrometerse a menos que se trata de un control de calidad. Déjeles la iniciativa a los chinos. Tenga en cuenta que en el mundo occidental tiempo es dinero, pero en China el tiempo (trabajo) es más asequible que en Europa y muchas de las plantas de producción preferirían sacrificar un poco más de tiempo y trabajo para solucionar un problema en vez de usar más recursos y tecnologías. En el Oriente el concepto de eficiencia es un poco distinto. Al fin y al cabo, los chinos pueden usar métodos diferentes, pero muchas veces no fallan: obtienen los resultados deseados. Usted solo tiene que monitorear la calidad y dejarles hacer lo suyo.

Los objetivos finales son: mejorar la calidad y las prácticas comerciales en el entorno de trabajo de su socio. Al auditar los procesos de producción puede alcanzar este objetivo, por eso es tan importante organizar controles de calidad en las empresas que nos proporcionan materias primas y material de embalaje, tanto como en cualquier otro establecimiento con el cual estamos en relación empresarial.

Concluyendo, enfóquese en sus objetivos finales (normas de calidad y rango) y consiga lo que había planeado, pero acuérdese de una cosa: el objetivo principal es cooperación; a veces es mejor dejarles a los chinos hacer las cosas a la suya. Y por último, acepte la idea de “hacernos todos chinos” otra vez.

Bibliography

ISO Codes retrieved from: http://www.chinalawblog.com/2011/08/china_quality_control_qc.html

Mr. Cesare Romiti, President of the Foundation Italy China, his phone interview with China Daily International Edition on the 11th of June, 2015.

Harney Alexandra, “The China price : the true cost of Chinese competitive advantage”, New York : London : Penguin ; 2009.

Midler Paul, “Poorly made in China: an insider's account of the tactics behind China's production game”, Hoboken, N.J.: Wiley, 2009.

External links

Project 2014-1-PL01-KA200-003591